La experiencia, entrega y compromiso llevaron a Nidia a liderar una de las áreas más fuertes de la Compañía y a convertirse en Jefa de Región. Ahora, a poco de jubilarse nos cuenta sus inicios, sus ascensos y sus sueños.

La energía que desprende Nidia Vera en contagiosa. Cada mañana se levanta con el entusiasmo de hace 37 años, cuando pisó por primera vez la embotelladora de Coca-Cola en Paraguay. Ese 21 de septiembre de 1982 quedó marcado a fuego en su memoria y hoy recuerda el largo camino que la llevó a abrirse camino en un sector liderado por hombres “En estos años pasé de vendedora a Jefa de Región de Coca-Cola Paresa, sí que hay oportunidades en Coca-Cola para nosotras”, afirma.

Cuando era joven, Nidia soñaba con formar parte de la Compañía: “El poder de la mente es infinito, lo que uno se propone lo logra. Estoy acá, en mi primer y único empleo”. 

La pasión, el trabajo y la dedicación son las claves, según Nidia, para liderar el Departamento Comercial, donde trabajan 30 personas, en su mayoría hombres. “Como mujer líder siento el respeto de las personas con las que trabajo. Somos un muy buen equipo: hablamos con mucha sinceridad, nos respetamos y admiramos”, explica. “Como profesional me siento orgullosa de pertenecer a esta Compañía,  y como mujer digo que sí se puede hacer todo: ser profesional, mamá, esposa”, agrega Nidia.

Nidia Vera trabaja desde hace 37 años en el Departamento Comercial de Coca-Cola Paresa.

En los últimos años no solo cambió la participación femenina dentro de la empresa, sino también las políticas de la Compañía vinculadas a la maternidad para que las mujeres que trabajan en Coca-Cola Paresa puedan hacer horarios flexibles que faciliten la crianza de los hijos. Después de tres décadas en las que demostró estar a la altura, Nidia asegura que el crecimiento personal dentro de la Compañía es sostenido, así como la igualdad de oportunidades y la diversidad.

Para Nidia trabajar en Coca-Cola fue lo mejor que le pasó en su vida profesional: “Me estoy mentalizando que pronto voy a dejar esta oficina y a mis queridos clientes. Soy consciente de que tengo que dar paso a las nuevas generaciones a las que también estoy formando”.