La Compañía Coca-Cola celebra 56 años en Paraguay de la mano de la embotelladora Paresa. Para conmemorar este aniversario, invitamos a tres colaboradores a mirar atrás en su memoria y recordar las experiencias que los han marcado junto a Coca-Cola Paraguay.

Pasaron 56 años desde que Paraguay Refrescos S.A., Paresa, la embotelladora de la Compañía Coca-Cola en Paraguay, iniciara sus operaciones en el país el 13 de mayo de 1965. Hoy, sigue siendo un ejemplo de liderazgo en el mercado, con un firme compromiso no solo para toda su cadena de valor, que emplea a más de 25.000 personas de forma directa e indirecta, sino también para el desarrollo del país, con proyectos que trabajan por el cuidado del ambiente, así como también por el desarrollo económico de emprendedores, recicladores de base, despenseros y de las mujeres.

Los cumpleaños son un motivo de celebración. Por eso, invitamos a tres colaboradores para que nos cuenten sus experiencias junto a Coca-Cola Paraguay, que logra llegar a todos los paraguayos desde su planta de producción y sus seis centros de distribución.

Elizabeth Galeano, subgerente de Supply Chain en el área de Logística de Paresa.

Elizabeth Galeano es licenciada en Tecnologías de Producción y lleva 25 años en la familia de Coca-Cola Paraguay. Actualmente es subgerente de Supply Chain en el área de Logística. “No hay manera de describir la inmensa felicidad y la gratitud que sentí en mi primer día de trabajo. Lo recuerdo muy bien, fue el 18 de agosto de 1995”, cuenta emocionada.

Para ella, el camino ha sido de frecuente crecimiento. Arrancó como asistente en la Gerencia Comercial y desde allí fue en constante ascenso a través de diferentes roles hasta llegar al sitio que ocupa ahora.

“Yo estaba estudiando Ingeniería Comercial y una compañera me preguntó si quería trabajar en Paresa. Yo, obviamente, dije que sí. Ella llevó mi currículum, y me llamaron dos días después de entregarlo. Me entrevistó el Gerente Comercial, y quedé seleccionada. De eso pasaron más de 25 años, hoy lidero un equipo de implementación de un proyecto corporativo llamado SAP Front Office Paraguay”, cuenta.

Elizabeth afirma que lo que más le llena y motiva cada año es aprender de profesionales y que esas enseñanzas la ayudaron a crecer en lo laboral y como persona. “Me siento muy bendecida y con mucha gratitud a la vida por trabajar en Paresa, donde me desarrollé personal y profesionalmente”, agrega.

Tomar las oportunidades

Astrid Brunetti, subgerente de Medio Ambiente y Seguridad Ocupacional del área de Calidad y Desarrollo Sustentable de Paresa

Si la vida se trata de coincidencias y oportunidades, Astrid Brunetti puede dar fe de ello. Ingeniera química y actual subgerente de Medio Ambiente y Seguridad Ocupacional del área de Calidad y Desarrollo Sustentable, llegó a Paresa porque una amiga suya la había postulado para el cargo de Analista en el Centro de Información de la empresa.

“En 1997 había nacido mi primer hijo, y una amiga fue a visitarme y me comentó que había ingresado a trabajar a Paresa. Recuerdo que estaba super entusiasmada. Me dijo que había otras vacancias, y que iba a presentar mi currículum. Yo, como acababa de tener un bebé le dije que no estaba interesada, pero lo hizo igual. Y acá estoy, hace 24 años. Me sentí muy contenta por haber pasado rápidamente el proceso de admisión y por la oportunidad que se me presentaba”, narra Astrid.

Su camino también fue de constantes ascensos y oportunidades, pero una de las cosas que más agradece Astrid es el legado que su puesto de trabajo le deja con el paso del tiempo, la felicidad de aprender y ser parte de una gran familia. “Me siento muy bien, feliz con lo que hago, en una gran familia. Paresa me dio todo, aparte de los conocimientos, la oportunidad de conocer gente muy capaz, viajar, balancear la parte profesional con la familiar. Crecer profesionalmente y ocupar cargos de liderazgo. Es decir, a dar siempre lo mejor de mí para lograr los resultados esperados”.

Trabajar con pasión

Freddy González, subgerente de Preventa Centro Norte para el sector comercial, en Coronel Oviedo.

Freddy González lleva 34 años como colaborador de Paresa y dice que, si bien en los papeles es contador público y docente de colegios y universidades, su esencia es ser un vendedor, algo que le apasiona. “Lo hago desde los 20 años”, afirma el actual subgerente de Preventa Centro Norte para el sector comercial, en Coronel Oviedo.

Iniciaba el año 1987 y Freddy estaba pasando un mal momento. Su padre había fallecido y, junto con su madre y sus dos hermanas, debían hacer frente a un nuevo panorama cargado de incertidumbre. Pero pronto llegó un llamado y una buena noticia: su ingreso a Paresa el día 20 de enero. “Para mí fue una felicidad inmensa, era la oportunidad de ayudar a mi mamá y mis hermanas”, recuerda.

“La Compañía alquilaba uno de los salones de nuestra familia. Yo visitaba a menudo a los colaboradores que ingresaron como vendedores y también a la parte administrativa. Con el tiempo, todos fueron haciéndose conocidos y algunos hasta amigos. Ellos me informaron que había vacancias y fui en busca de un lugar como vendedor. Tuve la suerte y la bendición de ser elegido”, sostiene Freddy con nostalgia.

Freddy también remarca que lo que más le queda grabado de estos 34 años fue el aprendizaje de los jefes de venta, los subgerentes y los gerentes generales. “Tuve la dicha de aprender de cada uno de ellos que pasaron durante todo este tiempo. Mucha sabiduría, experiencia y conocimiento de todos ellos”.

Como cierre, Freddy demuestra su orgullo por trabajar en Coca-Cola Paraguay y por formar parte de esa gran familia. “Siempre me sentí muy cómodo, contento, con ganas de ir superándome a lo largo del tiempo. Cuando empecé a tener gente a mi cargo traté siempre de mejorar ese ambiente para que sea más agradable y divertido. Tenemos una marca líder a nivel mundial y ese peso hace que nos transmita la pasión que damos día tras día”.

Lisa, Astrid y Freddy, tres historias que nos invitan a festejar un nuevo aniversario de Paresa en Paraguay.

Angel Almada, Gerente de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sustentabilidad de Coca-Cola Paresa, explica que la historia de Paraguay Refrescos es una historia de compromiso con el desarrollo del país desde hace 56 años: “Así como Liza, Astrid y Freddy, detrás de esta historia hay miles de personas que dejaron su legado y que siguen trabajando día a día para llevar optimismo y felicidad a la mesa de todos los paraguayos. Nuestro compromiso con el futuro es seguir apostando por crear valor e impactar positivamente en las comunidades donde operamos”, destaca.